Mensaje Pastoral a Familias Seminario

19 marzo, 2020

pastoral2020marzo19

Querida familia Seminario

 

El escenario que deriva de la presencia del COVID -19, es algo nunca visto para muchos de nosotros. Se trata de algo potente que nos golpea con fuerza, seguramente, en nuestra fibra más delicada, generándonos angustia e incertidumbre. No es necesario reflexionar mucho para hacer notar que la salud es uno de nuestros tesoros más valorados, especialmente cuando ésta falla o se ve amenazada, como ahora…

 

Y ¿qué podemos hacer?

 

Como ciudadanos responsables, obviamente que debemos obedecer las indicaciones de la autoridad y de las personas acreditadas y con experiencia en el tema (distanciamiento social, lavado de manos, responsabilidad en el consumo, etc). Respecto a esto, me parece relevante ser activos en bien informarnos, es decir, filtrar la avalancha de información que recibimos a cada minuto y saber discriminar lo serio y profesional de lo que no lo es. Menos ser cómplices en la generación de pánico innecesario con datos que carecen de rigurosidad. La fuente de lo que estamos leyendo o escuchando es vital en este sentido.

 

Ya sea que estemos recluidos en nuestros hogares o teniendo que salir a trabajar, nos rodea la incertidumbre respecto de lo que en definitiva va a suceder. Eso nos provoca inquietud, angustia, confusión. Miramos a nuestros hijos o a los padres o a los abuelos… y nos preguntamos sin saber qué responder sobre cómo va a terminar lo que nos acontece.

 

Nuestra fe:

 

En esa situación está casi todo el mundo. Y todos buscamos respuestas a las preguntas de siempre: ¿Por qué está pasando esto? ¿Qué hemos hecho como humanidad para qué pase esto? ¿Qué sentido tiene todo lo que está sucediendo?

Sin duda que es un tiempo difícil y como pastoral del colegio queremos invitarlos a tratar de vivir lo mejor posible este tiempo que coincide con el tiempo de reflexión y revisión de vida que es la Cuaresma. San Agustín, siguiendo a san Pablo, dice que “Dios puede sacar el bien hasta del mismo mal, incluso hasta del pecado” y sin duda que este virus Covid 19 es un mal para la humanidad y quizá sea fruto de nuestra pecaminosa depredación que hacemos con la naturaleza al contaminarla.

 

Invitación:

 

Los invitamos a realizar un profundo acto de fe, de confianza, de abandono en las manos de Dios, pues el Señor nos dice por medio del profeta Isaías:

“Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo;

cuando cruces los ríos, no te cubrirán sus aguas;

cuando camines por el fuego,

no te quemarás ni te abrasarán las llamas. (Is 53,2)

pastoral2020_2

Aun en los momentos más complejos hemos de sentir la voz de Jesús que nos dice al respecto del cuidado maravilloso que Dios tiene con sus hijos:

 

“Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?” (Mt 6,24).

 

Que la angustia no nos gane la partida. Que la sensación de indefensión no se apodere de nuestro corazón y demos ese salto de fe. En estos días, el Señor nos invita con estas palabras:

 

“Pon tu esperanza en el Señor, ten valor, cobra ánimo; pon tu esperanza en el Señor” (Salmo 27).

Que este tiempo de desgracia, con una mirada de fe reflexiva y de amor compartido, lo transformemos en una oportunidad de gracia para crecer en humanidad, en humildad, en compasión hacia nosotros mismo, hacia los demás, hacia nuestro planeta.

 

Los invitamos a que todos los días, en algún momento, tomen una cruz, o el Rosario, o una Biblia, enciendan una vela y se entreguen a la paz de la oración, poderosa herramienta, dejando así las cosas, las personas que más queremos y los acontecimientos, en manos de quien es Señor de la historia y de los tiempos: Jesús de Nazaret que nos dice:

 

“No se angustien. Confíen en Dios y confíen también en mí” (Evangelio de Juan 14,1).

 

Con mucho amor,

 

 

DEPARTAMENTO DE PASTORAL SSR

VALPARAÍSO-VIÑA DEL MAR

 

“La oración es el encuentro de la sed de Dios con la sed del ser humano”

(San Agustín