Con mucha alegría los niños de ciclo básico de la sede de Valparaíso celebraron el Día del Sagrado Corazón con una amena y participativa liturgia presidida por el diácono Leonardo Ruz, en el anfiteatro del colegio, el viernes 24 de junio pasado.

Cantos, oraciones de agradecimiento, peticiones por la Iglesia, las familias, nuestra comunidad educativa y la disposición íntima a abrazar el corazón de Jesús como fuerte de amor, paz, esperanza fueron la tónica de la actividad.

Leonardo Ruz, en liturgia, explicó a los estudiantes que ésta es una fiesta religiosa católica que celebra el corazón de Jesucristo como símbolo de su entrega, amor y misericordia hacia la humanidad. “Esta fiesta quiere resaltar los aspectos más positivos del corazón humano: el amor, la compasión, el trabajar juntos por un mundo mejor, el optimismo y la alegría. Es verdad que hay maldad en el mundo, pero hay mucho más amor que vamos entregando en el día a día, en las pequeñas cosas y los grandes momentos; hay mucha más solidaridad, respeto y tolerancia que maldad, aunque los noticiarios nos atemoricen mostrando solo el lado oscuro de la sociedad”, afirmó el diácono en la celebración.

Al finalizar la actividad los participantes oraron agradeciendo a Jesús el gran amor que nos tiene y pidieron que el corazón de todos los miembros de la comunidad educativa sean portadores de compasión para los demás.

Fuente: Andrea Pastén
Profesora
Sede de Valparaíso

Con una animada liturgia ciclo básico de Valparaíso celebró Día del Sagrado Corazón

29 junio, 2022

Con mucha alegría los niños de ciclo básico de la sede de Valparaíso celebraron el Día del Sagrado Corazón con una amena y participativa liturgia presidida por el diácono Leonardo Ruz, en el anfiteatro del colegio, el viernes 24 de junio pasado.

Cantos, oraciones de agradecimiento, peticiones por la Iglesia, las familias, nuestra comunidad educativa y la disposición íntima a abrazar el corazón de Jesús como fuerte de amor, paz, esperanza fueron la tónica de la actividad.

Leonardo Ruz, en liturgia, explicó a los estudiantes que ésta es una fiesta religiosa católica que celebra el corazón de Jesucristo como símbolo de su entrega, amor y misericordia hacia la humanidad. “Esta fiesta quiere resaltar los aspectos más positivos del corazón humano: el amor, la compasión, el trabajar juntos por un mundo mejor, el optimismo y la alegría. Es verdad que hay maldad en el mundo, pero hay mucho más amor que vamos entregando en el día a día, en las pequeñas cosas y los grandes momentos; hay mucha más solidaridad, respeto y tolerancia que maldad, aunque los noticiarios nos atemoricen mostrando solo el lado oscuro de la sociedad”, afirmó el diácono en la celebración.

Al finalizar la actividad los participantes oraron agradeciendo a Jesús el gran amor que nos tiene y pidieron que el corazón de todos los miembros de la comunidad educativa sean portadores de compasión para los demás.

Fuente: Andrea Pastén
Profesora
Sede de Valparaíso